Gran apertura de la exposición de Guayasamín en Mendoza

Juan Del Balso, Mariela Cartellone, Luciana Ahumada y Alejandro Cartellone.

Por segunda vez las obras de Oswaldo Guayasamín están en nuestra Provincia. Fue en 1993 cuando el artista ecuatoriano mostró su talento en el Museo Fader, y hoy, 25 años después, los mendocinos tienen nuevamente la oportunidad de disfrutar su imperdible trabajo en el Espacio Cultural Julio Le Parc.

La exposición se llama “De la inocencia a la ternura” y forma parte de una colección única  que por primera vez se exhibe fuera de Ecuador. Consta de 123 obras que recopilan sus últimos 20 años de trabajo y reflejan el amor de una madre hacia sus hijos. Está dividida por sectores y se observan pinturas, acuarelas, dibujos, serigrafías, litografías, entre otros.

Una gestión del Gobierno de Mendoza

El Gobierno y la Secretaría de Cultura hicieron las gestiones correspondientes para que la muestra llegue a Mendoza. El secretario de Cultura, Diego Gareca, viajó a Ecuador para ultimar los detalles con la Fundación Guayasamín, y hoy se muestra muy conforme con esta iniciativa que vale la pena visitar y que estará a exhibida hasta el 26 de marzo:

La muestra quedó inaugurada con un importante evento que contó con la presencia de los hijos del artista, Pablo y Berenice, quienes hicieron un recorrido por toda la exposición. También asistió la vicegobernadora, Laura Montero, autoridades del Gobierno provincial y municipal, referentes del ambiente artístico y un grupo de selecto de invitados.

Sobre el artista

Oswaldo Guayasamín fue pintor, dibujante, escultor, grafista y muralista que nació en Quito, Ecuador en 1919. Fue el mayor de 10 hermanos, hijos de una familia humilde. Su padre tenía ascendencia indígena y trabajó primero como tractorista y luego como chofer. Su madre, quien falleció a los 46 años, era de ascendencia mestiza y se dedicó siempre al hogar y a sus hijos.

Oswaldo desde chico reveló su vocación artística y pintó sus primeras obras. Con el descontento de su padre, en 1933 entró a la Escuela de Bellas Artes, y a pesar de chocar con las tradiciones, se convirtió en el alumno más destacado.

En su concepción plástica asumió una posición frente a las crueldades e injusticias de una sociedad que discriminaba a los más vulnerables y también demostraba actitudes políticas.

A los 21 años se graduó de pintor y escultor y comenzó a ganar importantes premios y reconocimientos internacionales.

En 1976 creó la Fundación Guayasamín junto a sus hijos Berenice y Pablo, y donó al Ecuador todo su patrimonio artístico.

Realizó exposiciones monumentales -más de 200 individuales- en los museos más importantes de Francia, España, Italia, la ex-URSS, Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria, México, Cuba, Colombia, Venezuela, Perú, Chile, Argentina, etc. Pintó a grandes personajes contemporáneos, escritores, artistas, políticos, estadistas como. Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda, Juan Rulfo, Gabriela Mistral, Fidel Castro, Benjamín Carrión, Gabriel García Márquez, Ernesto Cardenal, Danielle y Françoise Mitterrand, el Rey Juan Carlos de España, la Princesa Carolina de Mónaco, entre muchos más.

Falleció el 10 de marzo de 1999, sin ver finalizada su obra máxima, La Capilla del Hombre, proyecto declarado por la UNESCO como "prioritario para la Cultura".

Sus cenizas descansan bajo el denominado “Árbol de la Vida”, un árbol de pino plantado por él mismo en la casa en que vivió sus últimos 20 años.

 

Si te interesó esta nota podés leer más haciendo click acá.

Por Andrea Rizzo

Fotos: Luciano Estevez